Radar de lluvia

miércoles, 26 de junio de 2013

El CEPA García Maroto gradúa a 80 alumnos.

El Centro de Educación de Personas Adultas “García Maroto” cerró el curso con la entrega de los títulos correspondientes. En el acto se denunció la falta de apoyo del gobierno regional durante esta campaña, manteniendo el servicio gracias al esfuerzo de alumnos, maestros y especialmente del Ayuntamiento.
El caso es que llegaron las vacaciones al CEPA tras un año ciertamente convulso y complicado para todos. La clausura del curso sirvió para recordar las dificultades surgidas, para destacar la importancia de la formación y para confiar en el mantenimiento de este servicio en la localidad.
La directora del centro, Nuria Peinado, habló de un trabajo fructífero y satisfactorio para todos, animando a los alumnos a que sigan formándose. Pero, sobre todo, la directora recalcó el esfuerzo del Ayuntamiento con el centro tras la eliminación de cualquier tipo de subvención del gobierno regional, agradeciendo el apoyo de la administración local.
Seguidamente intervinieron diversas alumnas que contaron sus experiencias en el CEPA. Mónica Antequera habló del duro reto vivido tras su paso por el centro debido a su discapacidad intelectual, indicando que le gustaría ser referente para otras personas. Manoli Ruiz-Peinado habló en nombre de un grupo de alumnos, y se centró en la figura de los profesores. Destacó la ayuda recibida de los docentes con un trato muy cercano y familiar.
Otra alumna, Pilar Ortega, también mostró su alegría por haber finalizado el curso, después de volver a estudiar tras muchos años sin hacerlo. Durante su intervención, instó al alcalde a que haga todo lo posible por mantener el centro e incluso para que aumente su oferta formativa. De igual forma, la alumna Isabel Marchante comentó las ventajas de volver a estudiar, comentando su propia experiencia. Pidió también el apoyo para todas aquellas personas sin recursos que deseen estudiar.
El turno de intervenciones lo cerró el alcalde solanero Luís Díaz-Cacho, que agradeció el esfuerzo de alumnos y profesores para mantener el centro en este contexto de dificultad, dijo, destacando también el esfuerzo del propio ayuntamiento. El primer edil dijo que hay que seguir prestando este servicio educativo prioritario y uno de los más importantes, si bien recalcó que no es competencia de los ayuntamientos. El alcalde volvió a recalcar su apuesta por la formación, pidiendo a los dirigentes un gran pacto educativo y un acuerdo permanente en esta área.
Finalmente se entregaron un total de 71 títulos a los estudiantes de ESO y otros 9 a los alumnos que han finalizado el grado de instalaciones eléctricas.

El acto de clausura concluyó con la actuación del grupo local “Terkos”, que amenizó la velada con sus canciones en un ambiente de festividad y cordialidad entre alumnos y profesores.