Radar de lluvia

viernes, 21 de febrero de 2014

De canela y clavo

De canela y de clavo, manos atadas que se les escapa el viento, moreno rostro apenado como el lirio ya marchito de aquella pasada madruga, de cuando los vencejos revoloteavan el viejo compás de tu convento, la pena invade ya el alma que a la Trinidad baja buscando consuelo con un dulce beso con sabor a canela y olor a clavo.