Radar de lluvia

jueves, 28 de marzo de 2013

Los Panaderos, abucheados en su regreso

La Hermandad de los Panaderos fue abucheada en la noche de ayer cuando el paso de palio regresaba a su capilla de la calle Orfila tras verse sorprendida por la lluvia, taponando, de esta manera, el regreso de la Lanzada. Los hechos sucedieron de la siguiente manera: No había llegado el paso de misterio de la hermandad de los Panaderos a la Plaza del Duque cuando empezó a llover y la corporación decidió suspender la estación de penitencia. La cofradía se organizaba para regresar a su capilla a través de la Plaza de la Campana y la calle Laraña. El paso de palio, que acaba de salir y venía presidido por el delegado diocesano de hermandades, Manuel Soria, no optó por dar la vuelta hacia su templo sino pasar, igualmente, por la Campana. Sin embargo, el hecho de que escampara por unos minutos, fue aprovechado por la corporación para el lucimiento de sus pasos en la Plaza de la Campana, lo que provocó momentos de recreo de las andas sin tener en cuenta que la hermandad de Lanzada necesitaba el paso expedito en la calle Orfila para poder regresar. De esta forma, la corporación de los Panaderos tardó unos 40 minutos en pasar por la Campana mientras que los nazarenos de La Lanzada, resignados, esperaban a que la cofradía de la calle Orfila terminara de recogerse. Era tal la indignación de numerosos cofrades que, cuando pasó el paso de palio de la Virgen de Regla, estos aprovecharon para abuchear a la presidencia por tan nefasta gestión del regreso de la cofradía.